El implante que busca combatir la adicción a las medicinas contra el dolor

Es colocado debajo de la piel y administra una pequeña dosis de un fármaco que reduce la ansiedad y los síntomas de abstinencia. Sus efectos duran seis meses.

La oficina de Administración de Alimentos y Medicamentos de los Estados Unidos (FDA, por su sigla en inglés) aprobó este jueves un tratamiento innovador para prevenir la adicción a la heroína y los analgésicos. Se trata de un implante que administra una pequeña dosis de un fármaco al organismo para reducir la ansiedad y los síntomas de abstinencia a los opiáceos.

Una vez colocado el implante de Buprenorphine –el compuesto médico utilizado– bajo la piel en la parte superior del brazo, actúa durante seis meses. Según las imágenes que han sido difundidas por el laboratorio que lo administrará, se trata de una pequeña barra de color blanco.

"El abuso y la adicción a los opiáceos ha generado un daño devastador a las familias estadounidenses. Debemos hacer todo lo que esté a nuestro alcance para crear nuevos e innovadores tratamientos que puedan ayudar a los pacientes a recuperar el control de sus vidas", dijo en un comunicado el comisionado de la FDA, Robert M. Califf.

Entre 1999 y 2014, más de 165,000 personas han muerto en Estados Unidos por sobredosis de opiáceos, según cifras de los Centros de Control y Prevención de Enfermedades (CDC, por su sigla en inglés). Incluso superan a los fallecidos por accidentes de tráfico.

Solo en 2014, los CDC calculan que dos millones de estadounidenses abusaron o generaron dependencia a estas medicinas. Los Centros incluso han identificado que entre 1999 y 2014 las tasas más altas de dependencia se registraron en personas entre 25 y 54 años.

La adicción a los opiáceos y a la heroína ya ha sido calificada por el gobierno de Estados Unidos como una "epidemia". El presidente Barack Obama reclamó en marzo mayor atención al problema, cuyos efectos consideró "devastadores".

Hasta el momento, solo había dos tratamientos basados en la Buprenorphine y aprobados para combatir esta adicción: una pastilla o una película delgada que se coloca debajo de la lengua o en la mejilla hasta que se disolviera. Cualquiera de las alternativas debe ser aplicada a diario.

Entre los efectos secundarios del nuevo implante se encuentran dolor, hinchazón y coloración rojiza en la zona en la que fue insertado; dolor de cabeza, depresión, naúseas y vómitos, dolor de espalda o en los dientes.

Por esos efectos adversos, la FDA aclara en su comunicado que el implante es solo parte de un programa completo que debe incluir terapias y apoyo psicosocial. Solo puede ser colocado por personas entrenadas y certificadas, pues amerita una pequeña cirugía.

"Hay evidencia científica que sugiere que mantener el tratamiento con estas medicinas junto con el apoyo psicológico es más efectivo para la recuperación", aseguró Nora Volkow, directora del National Institute on Drug Abuse del National Institutes of Health.

COMENTA
RELACIONADOS
ÚLTIMAS ENTRADAS
Raul Augusto Borgialli
@loqmsalvolavida
Educación Emocional

Educación Emocional: Técnicas para regular las emociones desadaptativas

Neurociencias
"C. G. Jung", por Herbert Read (Cuarta Parte)

Hacia 1839, Edgar Allan Poe publica en la revista "Burton's Gentleman's Magazine" el cuento corto de su autoría "William Wilson". En él, el no menos genial que atormentado escritor estadounidense aborda el siempre fascinante tema del "doppelgänger" ("doppel": doble y "gänger": andante). Salvo que en el caso de este relato, el doble del protagonista no juega un papel de malvado (como sí ocurre, por ejemplo, con Mister Hyde respecto del Doctor Jekyll en la célebre novela de Robert Louis Stevenson), sino que siempre aparece cuando éste, el protagonista, realiza alguna acción poco ética. Es decir, la Sombra a la que alude Jung está encarnada por el "original" y no por el "doble". Como sea, de haber vivido Jung por entonces y de haber ya concebido el proceso de "individuación" (o sea, el proceso de ponerse de acuerdo con uno mismo y de establecer un equilibrio entre nuestros impulsos en conflicto, adquiriendo así, de tal suerte, conciencia de nuestra Sombra y aceptando esta presencia inevitable), es muy probable que la memorable ficción poetiana no hubiese existido, o, de haber sido escrita igual por el bostoniano, otra sería la luz bajo la cual la observáramos. Dichas estas palabras introductorias, continuamos:

Psicoanálisis