Dile adiós a los propósitos y vive plenamente cada día

¿Qué tal si tu propósito para 2016 es no pensar en propósitos? La forma más fácil de manifestar nuestros sueños es siendo feliz, agradeciendo y celebrando.

Comenzamos cada año con mucho entusiasmo y esto nos hace sentir motivados para fijarnos metas a realizar durante los siguientes 12 meses. 

Por lo general, nuestros propósitos se relacionan con salud, dinero y trabajo. Sin embargo, estudios revelan que duran muy poco (en ocasiones menos de un mes) y, por lo general, un número menor de personas los cumplen. Por eso los repetimos.

Especialistas en el campo del bienestar y la salud sugieren que no pienses en propósitos; mejor dedícate a agradecer lo que tienes en este momento y en todo lo que has logrado a lo largo de tu vida. Vive el aquí y ahora.

Cambiar la perspectiva

“Propongo este año no tener propósitos. No pidamos nada, mejor agradezcamos, celebremos y permitamos que ese estado de agradecimiento y celebración manifieste todo lo que somos. Creo que todos ya tenemos en abundancia”,

Paola Beléndez, autora del libro Volar despierta.

Beléndez comenta que el invierno no es la mejor fecha para manifestar nuestros propósitos, sino

“el equinoccio de la primavera. Creo en las estaciones, cuando llega el otoño es una época de siembra y la primavera es una época de cosecha”.

La escritora recomienda

“agradecer al universo todas las bendiciones que nos ha dado. Lo importante es agradecer y decretar, lejos de pensar las cosas que queremos cambiar de nosotras mismas —de negativas pretender volverlas positivas—”.

La siguiente no es una lista de propósitos, sino una lista que te ayudará a decretar y a manifestar buenas intenciones con frases que comúnmente nos planteamos como metas. La finalidad es agradecer y reflexionar si nuestros hábitos nos hacen bien, si resultan más negativos que positivos. Entonces podemos tomar la decisión de cambiarlos.

A- Quiero bajar de peso: “me acepto como soy… soy hermosa”.

B- Me gustaría viajar más: “agradezco los viajes que he tenido oportunidad de hacer a lo largo de mi vida”.

C- Voy a cuidar más mi salud: “soy afortunada de vivir en este mundo, completa en esencia”.

D. Estudiar un nuevo idioma: “los idiomas que voy a poner en práctica: amor y gratitud”.

E. Voy a dejar de fumar: “¿realmente me hace bien el cigarro? ¿Cuáles son las ventajas que tendría al dejar de fumar?”.

F. Encontrar un nuevo trabajo: “¿qué me aporta mi actual trabajo? ¿Qué ventajas encuentro en éste? Gracias por la oportunidad de aprender en este empleo”.

G. Me alimentaré más sanamente: “bendigo todo tipo de alimento que me nutre día a día”.

H. Voy a ahorrar: “tengo lo suficiente, tengo en abundancia y con esto, sea mucho o poco, puedo hacer realidad y materializar todos mis sueños”.

I. Comprar un automóvil: “¿en verdad es necesario para mí? ¿Cuál es mi verdadera intención al adquirir un automóvil?”.

J. Quiero casarme: “me comprometeré conmigo misma a ser feliz”.

COMENTA
RELACIONADOS
ÚLTIMAS ENTRADAS