El aburrimiento nos incita a consumir alimentos ricos en grasa y azúcar

A la gente le da ganas de consumir productos ricos en grasa y azúcar cuando está aburrida. Esa es la conclusión a la que ha llegado el equipo de la Dra. Sandi Mann, de la Universidad de Lancashire Central en el Reino Unido.

Mann, así como Faye Ibbitson y Ben Edwards, de la misma universidad, llevaron a cabo dos estudios sobre el aburrimiento y la elección de alimentos. 

En el primero los investigadores pidieron a 52 participantes que completaran un cuestionario sobre sus preferencias alimentarias antes y después de terminar la aburrida tarea de copiar repetidamente el mismo grupo de letras. 

En el segundo estudio, pidieron a 45 participantes que observaran un video aburrido o divertido. Durante el pase, estaban disponibles aperitivos de dos clases: los saludables y los de alto contenido de grasa y azúcar. Se pesaron los recipientes antes y después de cada prueba para saber cuánto se había comido de cada aperitivo. 

Los resultados del primer estudio mostraron que las personas tenían una mayor probabilidad de expresar una preferencia por alimentos poco saludables, como patatas fritas, dulces y comida rápida, después de completar la tarea aburrida. 

Los del segundo estudio mostraron que los participantes que habían visto el video aburrido comieron bastante más comida no saludable. 

Tal como explica la Dra. Mann, estos resultados respaldan los de investigaciones previas que señalaban que ansiamos comida rica en grasas y azúcares cuando estamos aburridos. Esto fortalece la teoría de que el aburrimiento está relacionado con niveles bajos de la sustancia química dopamina, que estimula el cerebro, y que las personas intentan aumentar a base de consumir grasa y azúcar si no pueden aliviar su aburrimiento de otra forma.

COMENTA
RELACIONADOS
ÚLTIMAS ENTRADAS
"C. G. Jung", por Herbert Read (Tercera Parte)

Recordará el lector que haya tenido la amabilidad de acompañarnos hasta aquí en la lectura de este extenso ensayo de Herbert Read (y hacemos votos porque haga otro tanto hasta la conclusión del mismo), que el último de los párrafos de la Segunda Parte que publicamos en "Salud y Psicología", nos alerta de que "el sueño no es un acontecimiento aislado y de que forma parte de un proceso mental inconsciente e ininterrumpido que por azar interrumpimos y conseguimos traer a la realidad". Nos dice, además, que es importante para el analista "estudiar sueños en series, pues están ligados por vínculos inconscientes de significado". El analista que esté atento ha de poder dar con las líneas de comunicación entre ellos; puede hallar que se cruzan en un punto determinado, que pasa a ser "el centro de significación". Cuando un centro de esta naturaleza queda establecido, la tarea de la interpretación -nos advierte- se simplifica enormemente. Dicho lo cual, seguimos adelante:

Psicoanálisis