Los Filtros Mentales

Es muy difícil darse cuenta de la diferencia entre lo que es la realidad y lo que no, ya que todo es continuamente interpretado por nuestro cerebro. Es por ello que la realidad de cada persona es diferente y esto tiene que ver con nuestros filtros mentales.

“La única verdad es la realidad”

– Aristóteles


Nuestros filtros mentales son nuestras creencias, ideales, valores, experiencias, vivencias, antecedentes familiares, cultura, estados emocionales, hábitos de pensamiento, esquemas mentales, ideas preconcebidas, expectativas, etc. Todos ellos se ocupan de “transformar” la realidad en “nuestra realidad” y pueden ser tanto conscientes como inconscientes.

Tal y como podéis observar en la imagen anterior, la realidad: lo que ocurre a nuestro alrededor, aquello que nos dicen, lo que vemos, etc. es pasado como por un colador a través de nuestros filtros mentales, y nosotros lo interpretamos a “nuestra manera”, dando como resultado una conducta acorde a nuestra interpretación.

Nuestra realidad depende de nuestros filtros mentales

Nuestras interpretaciones hacen de nosotros lo que somos frente al entorno, ya que actuamos en función de cómo interpretamos nuestra realidad.

Dos personas ven un gato y, siendo el mismo gato para ambos, estos lo ven de forma diferente. ¿Por qué? Quizás la mujer tenga como ideal al gato como la mascota perfecta, y el hombre quizás haya pasado por una mala experiencia con ratones y en él ha visto un buen cazador; igual llega otro y se asusta porque su experiencia con gatos fue mala… ¡Quien sabe! Todo depende de los “filtros mentales” que tenga cada persona.

Es por eso que las personas no actuamos de la misma forma ante una misma situación, y de ahí muchos de los conflictos cotidianos… Como cada persona tiene unos filtros mentales diferentes, la realidad de lo sucedido es interpretada desde el punto de vista de cada uno. Por ello, resulta importante saber cómo son los filtros del otro para poder llegar a entender su postura. ¿Cómo? Observando su conducta, preguntando, empatizando y comprendiendo cómo siente y ve las cosas. De hecho, que intentemos ponernos en el lugar de la otra persona, no significa que compartamos el mismo sentimiento o pretendamos pensar de la misma forma.

Entonces, “¿Cuál es la realidad?” Te puedes preguntar. Todas y a la vez ninguna. Llegar a ser 100% objetivos resulta complicado ya que algunos de los filtros son inconscientes, pero para llegar a ver la verdad en ocasiones tenemos que dejar a un lado ciertas creencias e intentar entender aquello que tenemos delante, ya que en muchas ocasiones se crean malentendidos y prejuicios innecesarios.

Fuente: Lic. Raquel Ribes. Psicóloga y Blogger. http://ayuda-psicologica-en-linea.com/auto-ayuda/los-filtros-mentales/

COMENTA
RELACIONADOS
ÚLTIMAS ENTRADAS
Edith Gomez
@edigomben
¿Se puede ser más feliz a través del deporte?

Por lo general, para todos aquellos a los que no les gusta pisar un gimnasio, les parecerá una locura la afirmación de que ejercitarse o hacer deporte,  aumentan la felicidad de las personas, sin embargo muchos otros estarán de acuerdo con esta teoría.

Es común que en alguna etapa de nuestra vida se haya convertido en prioridad el querer potenciar la belleza exterior, bien sea por estar tras una conquista o por cuestiones de salud, más sea cuales fueran las razones, siempre termina aportando positivamente al autoestima de la persona.

Supongamos que nuestra vida está plagada de ocupaciones; llevar a los niños a la escuela, trabajar, pagar cuentas, tráfico agobiante y toda clase de cosas poco agradables que nos hacen pasarla no también en nuestra vida diaria.

Para esas personas, es necesario poder contar con un momento distinto, en donde al menos por una hora, los problemas se conviertan en; como levantar una pesa, en superar a la defensa para marcar el gol y en compartir con los amigos durante el entrenamiento.

De alguna manera, la socialización y el compañerismo que despierta la práctica de actividades físicas, nos permite encontrar esa ansiada vía de escape a los problemas de la vida cotidiana.

Mindfulness