Lecciones de introducción al psicoanálisis: IV parte

Parrafos seleccionados de Masotta, O.: “Lecciones de introducción al psicoanálisis” Ed. Gedisa, Barcelona, 2006. 

IV. El sueño y la realización del deseo. El deseo es articulación. El tercero deseante y la “pareja” de la histérica. Dora, Isabel de R.

El significante define el límite del campo mismo del psicoanálisis como practica. Aquí quien habla no emite lo que dice: quien habla es el inconsciente. En el lapsus el sujeto recibe un mensaje que proviene de otro lugar (o del lugar del Otro); esas fallas del lenguaje constituyen en primer lugar para el psicoanalista las huellas de una pista que no hay que perder, la del deseo inconsciente.

O bien el deseo se realiza en la vida despierta a traves de las fallas de la palabra, o bien se realiza en la pantalla del sueño, para permitir que el sujeto duerma. Se lo ve, debe haber algo doloroso en el deseo, inabordable para la conciencia despierta. El deseo no es la panacea de la conciencia.

Los sueños realizan un deseo, pero son engañosos si quisiéramos aprender de ellos la estructura misma del deseo en cuestión. El deseo parece definirse en ellos por su objeto; lo que no ha sido alcanzado en lo real aparecerá conseguido en la pantalla alucinada del sueño. Que el sueño es una realización del deseo significaría que la privación real aparece en positivo o tal cual en el sueño. Ahora bien, hay que ponerse por lo menos de acuerdo en esto: el objeto del deseo no es jamás el objeto alucinado, así se trate de la pantalla del sueño o de la alucinación psicótica.

En el sueño el deseo se realiza pero solo lo hace disfrazándose. A saber, que entre el deseo y el sueño como realización, median los disfraces. En el sueño todo queda desfigurado: los disfraces son funciones de la censura que el deseo debió atravesar. Por lo mismo, hay compuertas, pasajes, disfraces, mediación; es decir, la relación del deseo a su objeto en el sueño no es directa.

En el deseo hay algo que falta, pero es una falta excesiva. También podría decirse que el deseo es la insatisfacción como resto después del colmamiento de la necesidad. El deseo vive de su insatisfacción, resguarda esta extraña función: la función de la insatisfacción. Esta relación profunda del deseo con la insatisfacción liga el deseo a la labilidad del objeto de la pulsión.

En el sueño el deseo se articula. A saber, que encuentra sus eslabones, se constituye en secuencia de representaciones. En el sueño el deseo se elabora. El sueño es la jornada del deseo, el lugar de su producción y de su articulación. En el sueño el deseo no obtiene a su objeto directamente, sino bien indirectamente: por procuración, de sesgo, por medio de desvíos. Procuración: quiere decir algo sencillo. Hay ahí una cesta y yo quiero alcanzarla. O bien, me pongo de pie y voy a buscarla. O bien le digo a mi madre, que está más cerca de ella, que me la alcance. Este es el caso del deseo: que me procuro la cesta por medio de la ayuda de mi madre. Yo, mi madre, y entonces, recién la cesta. He ahí una articulación, una cadena de tres eslabones.

Tratándose del deseo hay siempre una red de deseos. La sociedad, enseñaba Hegel, es un conjunto de deseos deseándose mutuamente como deseos. El objeto del deseo siempre tiene que ver con el objeto del deseo del otro.

El análisis del sueño desanda el mismo camino que el “trabajo del sueño” había recorrido, pero no podríamos enterarnos de ese recorrido sin este nuevo trabajo de caminar el camino hacia atrás, hacia el deseo infantil…

El problema fundamental de la histérica es que no puede determinar el objeto de su deseo. Pero en psicoanálisis no se trata de hacer que el paciente “asuma” nada.

Si el hombre significa algo para la histérica es porque este se sitúa en el circuito del interés de la otra mujer. Pero la condición de ese circuito, es que la otra mujer sea deseada por el hombre. El acceso al objeto del deseo es otorgado por un tercero. El objeto es el objeto del deseo del tercero. El tercero deseante es quien da acceso al objeto (Dora desea a K únicamente en la medida que K es el objeto del deseo de la señora de K). Tal oblicuidad del deseo cumple una función: ayuda a la estabilización del sujeto de la pulsión. De la labilidad del objeto de la pulsión hemos pasado a esa insatisfacción fundamental que define todo deseo humano. Pero esa insatisfacción es fundamental, hace de resguardo de la función de la falta. Lo que está en juego en este ejemplo difícil es la relación de la tendencia sexual al Saber. La histérica poco sabe del objeto de su tendencia ¿Qué es ser una mujer? La otra lo debe Saber. 

Continuar con la lección 5:

http://www.saludypsicologia.com/posts/view/82/name:Lecciones-de-introduccion-al-psicoanalisis-V-parte

COMENTA
RELACIONADOS
ÚLTIMAS ENTRADAS
Raul Augusto Borgialli
@loqmsalvolavida
Gracias!!!

Psicología de la gratitud, dedicatoria y agradecimientos

Mindfulness
Malena Pichot
@malepichot
La Jabru NO me Deja #@!

Uno de los flagelos del parri-pollo del humor en el que se ha convertido el stand up nacional es la categoría “mi señora”: un ser abominable que solo existe en el mundo para molestar al agotado hombre del hogar. Es una constante en el género la desesperación de los comediantes ante lo reclamos de una esposa insatisfecha, presentada como una carcelaria de la que no se puede escapar. Quizás tenga que ver con mi edad, con el hecho de que no creo en el matrimonio ni en la convivencia, pero, sinceramente, la problemática “mi señora me molesta” tiene muy poco de problemática, dado que la solución es bastante simple: separarse. Esto no estaría siendo una opción entre nuestros comediantes, que parecieran desenvolverse en 1950, cuando hacer material de la vida conyugal y quejarse de sus esposas seguramente era de lo más corrosivo y arriesgado. No es mi intención plantear una apología de la separación, muy por el contrario, lo que planteo es una renovación en el imaginario del matrimonio, ese imaginario que fue construido sobre la base de un hombre agotado y una mujer que lo interpela constantemente para hacerle la vida más difícil.

Te puede interesar
Edith Gomez
@edigomben
Los 7 alimentos que debes consumir si quieres ser más productivo

Independiente de lo que hagas, el ser productivo es ideal y en especial durante los días estresantes de trabajo. Si eres inversionista y trabajas con brokers como eToro, entonces debes estar alerta sobre muchas cosas y las fluctuaciones del mercado. Sin importar lo que hagas, lo que le das a tu cuerpo es importante, así que debes poner atención a los alimentos que incluyes en tu día a diario, pero especialmente en aquellos momentos que necesitas ser más atento.

Recuerda que debes dormir bien, hacer ejercicio, relajarte, y sobretodo aliméntate adecuadamente. Antes de empezar una dieta extrema o dejar de consumir lo que más te gusta sin saber el por qué, investiga un poco sobre los beneficios de los alimentos para ser más productivo.

Estos son los 7 alimentos que deberías consumir si quieres ser más productivo en tu trabajo y vida personal:

1.      Pescado: los pescados “azules” como el salmón, o el atún, tienen una alta cantidad de ácidos grasos, como el omega 3. El omega 3 son beneficiosos para el sistema nervioso, ayudando a reforzar las conexiones neuronales, y además son antioxidantes que protegen a nuestras neuronas de los radicales libres que atacan a diario. Se ha comprobado que aquellos que sufren de déficit de atención se benefician del consumo del pescado.

2.      Aguacate: esta fruta es rica en grasas no saturadas, las cuales son buenas para el cuerpo. Comer aguacate te ayuda a mejorar tu concentración y tu memoria, pues mejora la comunicación neuronal y tu circulación, limpiando las arterias de paso. Cuando el corazón bombea la sangre a tus órganos y tu cerebro de forma correcta, puedes rendir de manera adecuada.

3.      Yogur: los lácteos son buenos para tu salud, pues están llenos de calcio y vitaminas, pero el yogur es especialmente bueno para ti porque es bajo en grasa. El yogur tiene un aminoácido llamad tirosona que produce neurotransmisores, como la noradenalina y dopamina, mejorando la memoria y tu sentido de alerta.

4.      Banano: otra fruta que es deliciosa y que tiene muchos beneficios para tu cuerpo. El banano tiene mucho potasio, vitamina C, magnesio, y fibra. Esta fruta es ideal cuando tienes que poner más atención en el trabajo pero sientes que estás adormecido. El banano además te da vitamina B6 la cual promueve la producción de neurotransmisores que se relacionan con la concentración, como la dopamina, norepinefrina, y la serotonina.

5.      Chocolate oscuro: el cacao te aporta antioxidantes y hace que el cuerpo libere endorfinas, lo cual hace que te sientas bien y lleno de energía. El chocolate oscuro te puede ayudar a subir el azúcar un poco, sentirte más alerta, reduce tu apetito, y te hace sentir menos ansioso. Entre más oscuro sea el chocolate, mejor, así que cómelo cuando necesites mejorar tu concentración y tu memoria.

6.      Pollo: esta carne blanca es liviana y tiene mucha proteína, así que una vez que lo comes, tu cuerpo libera el aminoácido conocido como L-Tirosina, el cual ayuda a crear los neurotransmisores dopamina y noradrenalina, los cuales te hacen pensar rápido y con más claridad. Recuerda que es mejor consumir pollo cocinado a la plancha, al horno, o al vapor, pues tiene menos grasas saturadas.

7.      Frutos secos: seguramente has escuchado que los frutos secos son una buena merienda cuando necesitas tener energía, pero también ayudan a mejorar la función mental y tu atención. Si incluyes las almendras, el maní, o los marañones, obtendrás una gran cantidad de ácidos grasos omega 3, lo cual te da antioxidantes y protege tu cuerpo, especialmente tus arterias. Los frutos secos—en moderación—son una buena forma de proteger tus vasos sanguíneos y promueven la circulación. Además, estos alimentos tienen muchas vitaminas.

Todos sabemos que hay días en que no nos sentimos bien, pero debemos trabajar igual y dar lo mejor de nuestro rendimiento. Incluye estos alimentos cuando necesites trucos para concentrarte en tus estudios, o cuando tienes que trabajar largas jornadas, o simplemente cuando necesitas estar alerta en todo momento. No necesitas hacer cambios muy extremos, pero alterar tu dieta para que incluya estas comidas te puede hacer sentir mejor y notarás el cambio muy pronto, así que no dejes de lado tu salud y tu alimentación.

Te puede interesar