Lecciones de introducción al psicoanálisis: II parte

El niño, ese investigador incansable de cosas sexuales, nada quiere Saber de aquello mismo que motiva su investigación: la diferencia de los sexos. Esa relación al Saber, bien temprana, propia del sujeto infantil, es constitutiva de la sexualidad. En este sentido, por lo demás, la histeria es bien relevante para el psicoanalista: por definición hay que entender por “histérico” o “histérica” al sujeto incapaz de determinar el objeto de su tendencia sexual. ¿A quién amo, a él o a ella? ¿Qué quiere decir que sea yo mujer? Tal las preguntas básicas de la histérica.

II. Falo y nivel de “derecho”. Lugar teórico de la falta. La pulsión de Saber. La histeria y la defensa. Deseo y lenguaje.

Párrafos seleccionados del libro de Oscar Masotta: “Lecciones de introducción al psicoanálisis” Ed. Gedisa, Barcelona, 2006.

Es a partir del “debe de haber” que algo puede faltar. Que el Falo sea fase supone entonces obligatoriedad y novedad en la aparición. Obligatoriedad de fase para todos, para el niño varón como para la niña mujer. La sexualidad se estructura en torno a una falta: por el Falo, por donde hay falta. O por la pulsión, la que no tiene determinado su objeto.

El fundamento de la teoría que tratamos de mostrar a ustedes tiene que ver con la sexualidad, en el sentido de esta pregunta: ¿Qué es lo que hay en el sexo que lo sexual o algo de lo sexual deba siempre ser reprimido? De lo que el sujeto no quiere saber nada (rechazo original por donde hay inconsciente) es de la estructura misma de la pulsión, la que no lo conduce a un Saber de ese objeto, puesto que por definición es lo que ella tiene de más lábil: el objeto. Y además, o simultáneamente, el sujeto nada quiere saber de eso que el Falo articula, o introduce: de que hay “corte” en lo real, fisuras, agujeros, heridas; a saber, la castración. El sujeto no quiere saber nada del problema con respecto al saber del objeto, que no hay “razones” para que haya objetos que faltan, pero que estos faltan. Pero estas faltas introducidas por la estructura de la pulsión y la castración, son estructurantes. Por lo mismo, son imprescindibles teóricamente.

El niño, ese investigador incansable de cosas sexuales, nada quiere Saber de aquello mismo que motiva su investigación: la diferencia de los sexos. Esa relación al Saber, bien temprana, propia del sujeto infantil, es constitutiva de la sexualidad.

En este sentido, por lo demás, la histeria es bien relevante para el psicoanalista: por definición hay que entender por “histérico” o “histérica” al sujeto incapaz de determinar el objeto de su tendencia sexual. ¿A quién amo, a él o a ella? ¿Qué quiere decir que sea yo mujer? Tal las preguntas básicas de la histérica.

La necesidad de saber sobre el sexo es idéntica o correlativa al hecho de que la pulsión no determina el objeto, que esa determinación es objeto de una necesidad de saber, y esta necesidad la consecuencia de un enigma de base.

La hipnosis y el método de la “presión” son correlativos de la teoría traumática. Pero en 1897 abandona la teoría del trauma y descubre el concepto de fantasía.

La teoría de la libre asociación, hacer que el paciente hable de cualquier cosa, que se entregue a sus asociaciones mas banales, no es sino una teoría correlativa a una idea que ha cambiado con respecto a los contenidos del discurso. No se trata de ayudar a que el paciente “confiese” lo importante, sino de permitirle hablar de lo que aparentemente carece de importancia. Y en primer lugar, de lo que carece de importancia para él. Lo que conduce a algún lado no es desde entonces la confesión, sino la asociación: en el discurso lo importante es lo no importante.

La función de la palabra (como en el chiste) revela su capacidad de remitir no a lo que quieren decir sino a otra cosa. No hay que buscar en las palabras lo que ellas significan, sino otra cosa.

De la misma manera que la pulsión no conduce al objeto, tampoco la palabra conduce a lo que ella significa, no nos asegura (como en el chiste) sobre su referente.

Continuar con la lección 3:

http://www.saludypsicologia.com/posts/view/80/name:Lecciones-de-introduccion-al-psicoanalisis-III-parte

COMENTA
RELACIONADOS
ÚLTIMAS ENTRADAS