Ataques de Pánico y Trastorno Obsesivo Compulsivo (TOC)

El modelo bio-psico-social-espiritual considera cuatro aspectos: el ambiente, el cuerpo (cerebro), la mente y el ser. 

Cerebro y Mente:

Nuestro cerebro monitorea el exterior y el interior del organismo a través de los sentidos, a través de este scanner, la mente va produciendo emociones, pensamientos, imágenes, recuerdos, impulsos, sentimientos, sensaciones y tendencias que llevarán a la ejecución de una conducta. 

El cerebro registra y aprende de las consecuencias de nuestras conductas. Aprende también de nuestras emociones, pensamientos, recuerdos, sentimientos y sensaciones. Aprende de todo. Y de esta manera los circuitos sinápticos se van consolidando o no. Esta es la base del conductismo. 

Trastorno por Pánico:

El cerebro registra del ambiente un estimulo "amenazante", pero como su alarma contra los peligros esta funcionando mal por algún motivo u stresor, la realidad de ese estimulo no es "amenazante", sin embargo lo registra y procesa como tal. Lo que sigue es la señal de ansiedad disparada por el cerebro a fin de salvar al cuerpo de esa amenaza. Esta señal conlleva una emoción muy aguda de ansiedad, pensamientos catastróficos, imágenes de verse muriendo, descontrolado, de presentar un ACV o paro cardíaco, sensaciones somáticas (palpitaciones, taquicardia, malestar gastrointestinal, mareo, debilidad en las piernas, escalofrio) y una tendencia de acción hacia la huida, la evitación, la compañía, la toma de ansiolíticos, ir a una guardia de hospital. 

Como el problema esta en la alarma pero el cerebro de eso no sabe, tampoco la mente, ahora el sujeto cree que por haber realizado algunas de estas acciones es que se salvo, cuando en verdad estaba salvado desde siempre. La siguiente vez que suceda un ataque de pánico, el cerebro reforzará el circuito de acción tomado en una primera instancia con todas las emociones, sensaciones y pensamientos disparados en aquel entonces.

¿Que hacer para corregir este mal aprendizaje? Una serie de conductas. En primer lugar, NO hacer caso a esa tendencia de acción de ir a la guardia, tomar ansiolíticos, evitar, huir, etc. De hecho hay que hacer todo lo contrario, porque no hay un peligro real, entonces a pesar de no hacer esas conductas aprendidas, el cerebro va a registrar que nos salvamos igual. En un primer momento pensará que fue por casualidad, entonces enviará una vez más la señal disfuncional, pero si esta próxima vuelvo a no hacerle caso (es decir una acción opuesta) y a pesar de ello me vuelvo a salvar, a la tercera, cuarta, quinta vez que siga insistiendo con la señal (por que va a insistir) y yo continué consolidando la acción opuesta, este mecanismo desadaptativo se va a extinguir. A priori no se sabe cuantas veces es necesario realizar la acción opuesta hasta que el cerebro se habitúe a ella. 

Panic Attack from Kestutis Saulenas on Vimeo.

TOC (Trastorno Obsesivo Compulsivo):

Existen en el cerebro "paquetitos" de neuronas que guardan aprendizajes de antepasados (de la especie) y de mi vida. Reglas de como hacer ciertas cosas para no morirse. Un estresor en la vida más una predisposición genética a manejar estos estresores a través de obsesiones y rituales consolida la aparición del TOC. Entonces frente a ciertos estímulos que mi cerebro evalúa como amenazantes, por que van en contra de esos aprendizajes almacenados (las reglas de como hacer las cosas), se dispara la señal de alerta o de ansiedad.

Esta señal suelta la emoción de ansiedad aguda o semiaguda, pensamientos intrusivos y obsesivos, distorsiones cognitivas como creer que si uno no realiza el ritual compulsivo va a ser responsable de un daño terrible, creer que pensar algo es igual que haberlo hecho y por último el pensamiento probabilístico (si hay una mínima chance, entonces va a suceder). Imágenes de violencia, religión, sexo, contaminación. Sensaciones somáticas de malestar y una tendencia de acción de hacer el ritual para neutralizar y aliviar el malestar. No todos los rituales consisten en hacer cosas, a veces sólo consisten en pensar algo.

El alivio queda asociado con el ritual. La próxima vez que se dispara la ansiedad se perpetua el ritual. ¿Cómo hacer para corregir este mal aprendizaje? Acción opuesta: NO hacer el ritual a pesar de que la ansiedad será insoportable, porque el malestar de por sí va a disminuir con el tiempo (no es infinito). Si bien el ritual alivia no es una cura definitiva. El tratamiento cognitivo conductual de exposición y prevención de respuesta es la herramienta terapéutica de eficacia comprobada. 

COMENTA
RELACIONADOS
ÚLTIMAS ENTRADAS
El peligro que encierra una nueva forma de vinculación: LOS AMIGOVIOS

La relación de amigovios puede estar de moda y marcar tendencia entre los jóvenes y gente de mediana edad, pero algo que nadie mide en el tiempo, es el costo emocional que esto puede acarrear. Las relaciones de amigovios no son para todos. Uno de los riesgos más importantes es cuando uno de los dos se enamora del otro, y no es correspondido de igual manera. Este vínculo es de carácter superfluo en comparación a otras formas de vinculación mas estables de pareja; porque aquí hablamos siempre  de un vínculo de amistad, sea superficial o verdadero, que no prospera en el tiempo. No entra dentro del campo del amor, ni del enamoramiento. Puede ocurrir que los amigovios se enamoren el uno del otro, pero no es lo usual.

Te puede interesar
La calle, trampa peligrosa para la juventud

Como sociedad estamos desatendiendo a los menores de edad y dejando que la violencia disponga a su antojo. El hecho de que sus desapariciones y muertes se vuelvan materia cotidiana en los medios de comunicación, como algo rutinario, prende una luz roja de alerta que a todos debería preocuparnos, porque se trata de nuestro futuro como sociedad.

Te puede interesar