El tesoro de la Juventud

Las Fábulas de Esopo han sido el reservorio de tradición oral de nuestros antepasados. El mensaje que han dejado en sus cuentos animales representan la sabiduría de una psicología practica para la vida cotidiana. Ahora con celular, wifi, what´s up y cuentas de instagram, facebook, twitter, youtube . . . (y la lista interminable personal de cada uno) la colección completa de fábulas de la enciclopedia "El Tesoro de la Juventud" se puede compartir. Deja en los comentarios más abajo una selección (COPY PASTE) de la moraleja que más te identifica con tu accionar . . . Por ejemplo "Al hombre se le conoce por sus acciones

La unión hace fuertes a tos débiles, y la división convierte en débiles a los fuertes

Antes de reprender a otros, debemos procurar corregirnos a nosotros mismos

Locura es engreirse con los favores de la fortuna. Muchas veces la aparente prosperidad se torna en desgracia

No despreciemos a los ancianos por su flaqueza y falta de energía. Acordémonos de cuán excelentes trabajos ejecutaron, mientras tuvieron vigor para ello

La felicidad de las riquezas es muy aparente: está llena de amarguras y cuidados. Por lo general, más felices son los pobres que los poderosos

El trabajo solícito y constante es fuente de riqueza

De nada vale la buena apariencia, sin juicio

Quien maltrata a un animal, No muestra buen natural

Debemos contentarnos todos con lo que Dios nos dió, pues El sabe lo que más nos conviene

Necedad es hacer alarde de profesar la ciencia que se ignora

La adulación es el último recurso de los necios

Semejantes a los loros bravíos son muchos hombres de costumbres incorregibles. Al fin pagan con la vida sus delitos

Es inútil aparentar lo que en realidad no somos, pues tarde o temprano seremos descubiertos

Muchos arriesgan la vida por un fútil beneficio. El que no tiene prudencia abandona lo mucho por lo poco, Siempre deben infundir sospecha los beneficios de los malvados

Debemos estar siempre preparados para cuantos incidentes puedan sobrevenir

Preferible es contentarse con lo que uno tiene, más bien que ser codicioso

No siempre el que mete más ruido es el más fuerte

Si el ignorante intenta mostrarse sabio, pronto enseñará la oreja como el asno de la fábula

El varón prudente podrá ser engañado una vez, porque luego no fiará más en falsas palabras

El que no defiende al amigo en los peligros, no merece el nombre de amigo

El orgullo no está lejos de una humillante caída

Más se consiguen las cosas con cuidado y diligencia que con la fuerza corporal

Peligrosas son las alabanzas y las adulaciones, porque sólo ofrecen lamentables resultados. Quien lisonjea a otro, no desea otra cosa que engañarle

La mentira siempre produce sinsabores, y al mentiroso nadie le cree por más diga la verdad

Es más fácil decir que hacer

Tan propicio suele mostrarse el cielo con los buenos y sinceros, como severo con los malos

Quien sigue el consejo de los. padres, vivirá tranquilo; mas los que les desobedecen se exponen a mil sinsabores y peligros

Debemos buscar la compañía de los buenos, porque la de los malos siempre nos será perjudicial

Con frecuencia daña lo que más agrada. El ambicioso piensa que los empleos y dignidades son bienes apreciables, pero si supiera a qué males expone la grandeza, mudaría bien pronto de parecer

Al hombre se le conoce por sus acciones

A veces, por evitar pequeños peligros caemos en otros mayores

No despreciemos a los débiles y pequeño; quizás prestan más útiles servicios que los fuertes y grandes

Le sirve a uno de provecho, lo que a otro deja maltrecho

Tanto ciega al perverso su propia malicia, que muchas veces no ve los peligros a que se expone

Muchos perecen en los lazos mismos que han tendido para perder a otros

Debemos trabajar a tiempo para que no nos falte con que vivir en adelante. El holgazán y descuidado, siempre se halla necesitado y menesteroso

No nos metamos nunca en lo que no nos atañe

Si adquirimos malos hábitos difícilmente nos desembarazaremos de ellos

Amor con amor se paga

Cuanto mayores beneficios reciben los ingratos, tanto más intentan perjudicar a sus bienhechores

Dejemos que los demás se aprovechen de lo. que a nosotros no nos hace falta. No tengamos envidia de los que sean más afortunados

Algunos perdiendo la oportunidad d, las cosas, no saben a proejarse de la suerte

Si necesitamos hacer algo, hagámonos nosotros mismos

No perdamos el tiempo hablando, cuando hay algo urgente que hacer

Contentémonos con nuestra suerte

La familiaridad engendra menosprecio

Contentémonos con lo que tenemos, recordando que hay quien sufre mayores privaciones

Nunca ganaremos nada siendo egoístas y descorteses

Algunos hombres, por no perecer, Pierden a otros. En algunos casos conviene no obrar tan de ligero que no se prevean los peligros

No debemos creer a todos los que nos aconsejen, pues muchos nos sugerirán lo que les convenga a ellos y no a nosotros

Más pueden el arte y el ingenio que la fuerza

Nunca debemos obrar precipitadamente y sin reflexión

El que no desperdicia lo útil, no carecerá de lo necesario

Si deseamos tener amigos debemos mostramos serviciales

COMENTA
RELACIONADOS
ÚLTIMAS ENTRADAS