La Psicología Experimental del Siglo Pasado

El Estudio Monster (1939), El Proyecto Aversión (1970 y 1980), El experimento de la prisión de Stanford (1971), Experimentos con drogas y monos (1969), El Experimento de Landis de las expresiones faciales (1924), Watson y el pequeño Albert (1920), La Indefensión aprendida (1965), El Experimento de Milgram (1974), El pozo de la desesperación (1960) y el caso David Reimer (1965 – 2004).

¿Qué tienen en común todos estos experimentos?

En principio, la falta de ética con que fueron realizados. Tanto seres humanos como animales fueron sadicamente torturados por psiquiatras, psicólogos y doctores reconocidos de la comunidad científica. En nombre del "saber" se ejecutaron los experimentos más violentos y sanguinarios. ¿Que aprendimos de todo eso? Que la gente está dispuesta a hacer casi cualquier cosa en determinadas situaciones. La rapidez con que alguien puede abusar de su control cuando se le brindan las circunstancias adecuadas y la facilidad con que alguien puede ejecutar las indicaciones mas crueles debería hacernos llamar la atención sobre nuestra vulnerabilidad como especie. Si un científico nos dice que hacer, lo hacemos. Si un hombre o mujer, investido de autoridad y poder, nos dice que debemos hacer ... LO HACEMOS! (por suerte siempre hay excepciones a la media).

¿Por qué las personas actúan de la manera en que lo hacen?

Parecería que esta fue la pregunta que motivó a los psicólogos del siglo pasado a experimentar con seres humanos y animales. Gran parte del conocimiento que tenemos de la mente humana en la actualidad proviene de estos experimentos. ¿Han ayudado a arrojar luz sobre el pensamiento y el comportamiento humano? Quizas sí, pero ¿Cómo pueden ayudar si en su práctica lastiman? 

Las conclusiones a las que han arribado la mayoría de estos experimentos demuestran: 1. Que el ser humano copia lo que ve que hacen los otros (le guste o no). El fenómeno de la influencia social, conocido como "conformidad social", pone en evidencia que las personas cambian su conducta o actitud por la influencia de otras personas. 2. Que las personas hacen lo que se les dice. Recibir ordenes y obedecer es más fácil y rápido de lo que creíamos. La mayoría de las personas ejecutaron instrucciones sádicas, sabiendo que provocaban dolor al otro, y a pesar de ello no se detuvieron. Estas personas no eran perversas, la mayoría, sin embargo, pudieron convertirse en tales monstruos, porque les era más importante ser aceptadas por el grupo o entorno, que quedar fuera. Es decir que el bullying (acoso escolar) es un mecanismo esencial de la especie humana. Mal que nos pese, preferimos pertenecer, cueste lo que cueste.

Entonces, ¿Usted cree que se comportaría de manera diferente que las personas en los experimentos? 

COMENTA
RELACIONADOS
ÚLTIMAS ENTRADAS
Anorexia-Bulimia: Parte XIII

El discurso capitalista es la supresión de la dimensión de la falta. No hay en efecto en este discurso – en esta forma histórica de lazo social – objeto perdido, sino reciclaje constante del goce en un sistema -aparentemente sin perdida.

Psicoanálisis