Los controles de la toxicomanía

¿Quien controla la drogadependencia? Estos y otros interrogantes se vuelven explícitos en el texto de Alain Enrenberg sobre las regulaciones de la actividad toxicomaniaca en algunos pacientes del conurbano y del centro de las grandes capitales.

Hay tres tipos de regulaciones de la actividad toxicomaníaca:

Los controles societarios son regulaciones informales, no especializadas o profesionalizadas a diferencia de los heterocontroles. Es por ejemplo la mirada desaprobatoria de la portera, la suspicacia del profesor, la puteada del patrón, etc. Pero no por estar menos formalizados son menos importantes y eficaces, ya que a diferencia de los heterocontroles que son intervenciones puntuales, estos son permanentes, de todos los días.  Y en la medida de que son invisibles y de todos los días, con lo cual no son vividas como ajenas y exteriores, sino como la elección propia de una desinvestidura. Por ejemplo la marihuana se acomoda mal con las obligaciones de la vida ciudadana ya que hoy hay que ser rápido, eficaz y organizado con lo cual muchos de los consumidores abandonaron el producto espontáneamente a partir de un cambio de las significaciones sociales.

Un problema social es cuando una sociedad no puede ya conformarse con movilizar sus regulaciones tradicionales para enmarcar el consumo de los productos. Entonces el  consumo empieza a representar un peligro y una fascinación. Peligro porque esta desregulado, porque ya no está inscripto en los rituales colectivos ni gobernado por objetivos que la sociedad reconoce como expresando sus propios valores; fascinación porque se abre a un modo de vida alternativa organizado en torno de otro sistema de valores que el común. Se relaja el lazo social y se vive como riesgo de ruptura.

Para los heterocontroles, el toxicómano no es un simple consumidor de drogas; es un consumidor que no administra más su consumo. Es alguien que pide heterocontrol, es decir, prácticas instrumentalizadas por profesionales sobre la base de un saber y de técnicas específicas generalmente dispensadas en instituciones especializadas. Los heterocontroles son políticas; en el sentido de que constituyen el efecto de una construcción voluntaria para combatir un “flagelo social”. También son artificiales en el sentido de que construyen aparatos que se superponen a las regulaciones espontaneas o tradicionales sociales. Con la aparición de los heterocontroles, la cuestión de la droga se torna en la cuestión de la toxicomanía; responsabilidad de un problema especial por parte de agentes especializados.

Pero los heterocontroles son por construcción parcial y abstracta con lo cual no pueden dominar la problemática completamente. La experiencia toxicómana desborda ampliamente lo que pueden dominar los heterocontroles. Y ello porque la toxicomanía es una práctica social multidimensional y no solo una práctica que concierne a la delincuencia o a la patología.

Desde la perspectiva de los autocontroles, el toxicómano no puede hacer cualquier cosa; debe, mal que mal, al menos durante cierto tiempo, administrar su práctica toxicomaniaca en función de sus relaciones. Debe aprender a dosificar. Tampoco puede consumir de cualquier manera: es incluso una práctica difícil que exige mucha vigilancia y movilización de energía, a la vez para procurarse el producto y para consumirlo sin dejarse atrapar. Hay una dimensión de autocontrol en la conducta del consumidor de drogas. Pero el toxicómano es alguien que ya no es dueño de su consumo. Lo determinante no es el producto sino la relación con el producto y el modo de vida en el que se inscribe. Los autocontroles son también la interiorización de los controles societarios, y cada usuario privilegia, un aspecto u otro de los heterocontroles.

párrafos seleccionados de: ENRENBERG, ALAIN. Individuos bajo influencia. Bs. As. Nueva Visión 1994. Cap. 5: “Los controles de la toxicomanía”. ROBERT CASTEL y ANNE COPPEL.

COMENTA
RELACIONADOS
ÚLTIMAS ENTRADAS
Raul Augusto Borgialli
@loqmsalvolavida
Celos ¿Para qué sirven?

El Lic. Raúl Augusto Borgialli nos explica en esta trilogia de vídeos que son los celos y para que sirven.

Te puede interesar