La caída del Nombre-del-Padre en la Sociedad de Consumo

El padre ya no ocupa el lugar de la última palabra o autoridad, sino que este lugar queda del lado materno por razones culturales y económicas. Los adolescentes no encuentran en el padre el límite entre lo verdadero y lo falso, más bien reciben sus contradicciones en su actitud, en lo social y en el trato diario. El padre es una figura en crisis en la sociedad de consumo.

Es un productor de dinero y un consumidor más. El lugar paterno puede ser el de un cómplice o un censor. El padre se transforma en un personaje que admite o prohíbe, pero la reglamentación de lo permitido y lo prohibido, la escucha y el consejo quedan del lado materno.

El adolescente al enfrentar la ley pública busca lo que falta en su hogar: el padre como garante del lugar de la ley, del lugar de la última palabra frente a lo real. Lo reprimido por el esfuerzo y las costumbres se transforma en lo que se expone como un signo. El fracaso del padre y sus ideales trae como contrapartida una tendencia a gozar de mas, sin límites, en relación a deseos infantiles que fueron reprimidos por la presencia del padre, que solo estuvo pero en déficit.

El impulso es a trasgredir y buscar en el exceso, la felicidad química. Suplantar al padre porque no hay padre o lo hubo pero muy fallido. La búsqueda se torna en un imperativo y se vuelve un esclavo de este imperativo, que se le impone sin límites: la felicidad. El imperativo hace a la adicción y la defiende contra los reproches y castigos. Porque la adicción es el acto del imperativo, es el modo en que se realiza. Los ideales cubrían lo obsceno del ser adicto, pero el imperativo es a muerte.

En el fondo de cada drogadicto hay un reemplazo del padre por el imperativo del goce. Se idealiza la muerte, los deseos suicidas y el vértigo. Desafío y omnipotencia. El consumo de drogas se vuelve una práctica perversa que anuncia un goce imposible: el paraíso artificial. Dominado por la ilusión del goce ilimitado cumple en la sobredosis al pie de la letra: goza hasta morir, hasta morir de goce.

párrafos seleccionados de: CALABRESE SANTIAGO. Drogadicción y Educación. Ed. Tekne. 1994. Cap. 7: la familia y la ley.

COMENTA
RELACIONADOS
ÚLTIMAS ENTRADAS
Malena Pichot
@malepichot
El Hijo sano del Patriarcado

Hace unos días una chica denunció por violación a un joven integrante del plantel de Independiente. Sin embargo, y más allá de los ribetes particulares de este caso, sería bueno reflexionar sobre cuáles son las condiciones que hacen que, en determinadas circunstancias, un varón se vuelva un monstruo.

Te puede interesar
"C. G. Jung", por Herbert Read (Quinta Parte)

Hacia el final del último párrafo de la entrega anterior (Cuarta Parte) de este extenso ensayo de Herbert Read sobre Jung (que tenemos el privilegio de transcribir para los calificados lectores de "Salud y Psicología"), nos es dado leer que el individuo ha depuesto su poder de decidir, su responsabilidad social y que se halla -la imagen es terrorífica- como un remache ("¡ni tan siquiera como un diente de rueda!") en un mecanismo cuyos movimientos y cuya dirección no tiene el poder de controlar. Lo que mueve la maquinaria (a falta de seres humanos excepcionales, talentosos y sabios, que pudiesen "gobernar la nave") es una fuerza demoníaca que procede directamente del inconsciente colectivo. No existe otra hipótesis que pueda explicar el empleo demencial contra la propia humanidad de las atroces armas de destrucción masiva que -ya se alarmaba Read en aquellos lejanos días de hace más de medio siglo- hoy están en poder de los seis u ocho Estados mundiales más poderosos. No ignora el lector sagaz que dicha carrera armamentística jamás halló solución de continuidad y que, lejos de eso, que hasta puede parecer una esperanza ingenua, la sofisticación y el poder de daño de los nuevos artilugios bélicos roza tal perfección que, se diría, nacidos de la mente infinitamente proterva de una divinidad hostil o loca. Seguimos:

Psicoanálisis