Mi cabeza, mi enemigo: ¿cómo es vivir con TOC?

El Trastorno Obsesivo Compulsivo es una de las patologías mentales más graves y difíciles de tratar. Lo padece el 2% de la población mundial. Las ideas obsesivas, las compulsiones y los rituales son los tres síntomas que pueden anunciar el comienzo de la enfermedad.

“Fue de la noche a la mañana, pensamientos irracionales comenzaron a poblar mi mente y empecé a temer de manera intensa a cosas muy elementales, muy básicas, como dormir, salir a la calle, caminar, abrazar, beber… comer”.

La que habla es Romina Vitale y lo que cuenta es cómo el Trastorno Obsesivo Compulsivo, más conocido como TOC, se instaló en su psiquis y terminó convirtiéndose en su peor enemigo.

-Romina… ¿No comías?

-No. Llegué a un punto que dejé de comer porque la comida me parecía contaminada o malvada. Y llegué a estar desnutrida. Tardaba media hora para hacer media cuadra por la cantidad de rituales de superstición que tenía. Terminé encerrada en la bañera.

"Tardaba media hora para hacer media cuadra por la cantidad de rituales de superstición que tenía"

-Desnutrida, sin salir de la casa, encerrada… todo por tus ideas… ¿qué es un pensamiento intrusivo?

-Es un pensamiento involuntario e irracional que irrumpe en la mente sin ningún tipo de voluntad o deseo del sujeto y que la mayor parte de las veces es de contenido angustiante, desagradable y genera ansiedad y pánico y una gran exageración de peligro en el psiquismo de los que tenemos TOC.

El psiquiatra Enzo Cascardo, autor del libro TOC, explica que las consultas por este trastorno aumentaron un 40 por ciento, pero que en muchos casos, también se trata de cuadros de Trastorno de Ansiedad Generalizada, TAG, otro mal de esta época, sostiene.

“Uno de los síntomas que tenemos para sospechar del TOC es cuando una persona gasta más de tres horas del día haciendo rituales para re chequear cosas o para no contaminarse. Eso es muy diferente a no pasar una vez por debajo de una escalera de vez en cuando. Son pensamientos muy irracionales de tipo cabalístico. Es lavarse las manos 30 veces por día”, asegura Cascardo. Y recuerda el caso de una de sus pacientes: “Cada vez que tenía que salir de la casa, ella esperaba una determinada secuencia de colectivos –vivía sobre una avenida- y si no pasaba el 33, el 45 y el 18, consecutivamente, no podía salir, porque si salía algo malo le iba a pasar a algún allegado”.

"El TOC es una de las 10 enfermedades más incapacitantes del mundo"

Las personas que viven con TOC sufren mucho, y es una patología tan silenciosa como solitaria. Y aunque muchas veces se habla de TOC de una manera muy superficial, hay diferencia entre una manía y un trastorno. “La diferencia entre manía y TOC es que uno puede ser un poco maníaco con tener todo ordenado y todo planchado, porque le gusta eso, pero no está dos horas por día ordenando el placard por colores o como uno de mis pacientes que ordenaba la ropa cada día y tenía que quedar todo simétrico pero si mientras lo hacía ocurría algún ruido que lo distraía tenía que empezar de nuevo”, indica Pablo Resnick, psiquiatra y autor de TOC junto a Cascardo.

“Lo que la gente piensa que es TOC, no es TOC –manifiesta Romina–. Hay como un juego con la palabra: mi TOC es que separo la ropa blanca de la de color… eso no es TOC. Todos los seres humanos compartimos pensamientos intrusivos, pero cuando uno tiene TOC, sufre, no puede vivir… es una de las 10 enfermedades más incapacitantes del mundo”.

"Todos los seres humanos compartimos pensamientos intrusivos, pero cuando uno tiene TOC, sufre, no puede vivir"

Romina ya puede caminar a ritmo normal, ya puede usar ropa que fue contaminada, según su visión y de a poco retoma su vida consciente de lo que padece. “Acepté lo que tenía, y empecé a concientizar a los demás para ayudarme a mí y ayudar a otros. Quiero que las personas que sufren lo mismo que yo sepan que se puede salir de esto. Y urgente, a quienes tenemos este tipo de enfermedades, les digo que urgente hay que conectarse con el deseo de lo que queremos, sólo eso nos sacará adelante”.

Por Gisela Busaniche | @gisebu

COMENTA
RELACIONADOS
ÚLTIMAS ENTRADAS