¿Puede ser tratada con éxito la psicopatía?

A pesar de que la psicopatía no está actualmente incluida como un trastorno de personalidad en la taxonomía psiquiátrica oficial (DSM-IV), incluye componentes de largo plazo tanto en lo afectivo, lo conductual como en lo interpersonal y puede ser conceptualizada como un trastorno de personalidad

¿Existe alguna medicación conocida u otro tipo de intervención útil para tratar a los psicópatas?

A pesar de que no existe medicación específicamente diseñada para el tratamiento de la psicopatía, existen algunos medicamentos que pueden tratar algunos de los síntomas asociados. Por ejemplo, es posible que los antidepresivos, los antipsicóticos y los estabilizadores del ánimo puedan ayudar a manejar la irritabilidad, la agresión y la impulsividad asociada con el trastorno. Mientras más se conoce del sustrato neurológico de la psicopatía, los prospectos para una farmacoterapia eficaz mejoran.

Además de la medicación, hay alguna evidencia de la efectividad de tratamientos de sujetos con rasgos psicopáticos, a pesar de que los hallazgos han sido conflictivos. Un estudio realizado por Caldwell y colaboradores (2007) mostró que los adolescentes con altas puntuaciones en las evaluaciones de psicopatía mostraban una mejoría después de un tratamiento forense internados que hacía énfasis en el desarrollo de las habilidades y las relaciones interpersonales. A pesar de que los jóvenes que puntuaban más alto en los rasgos psicopáticos mostraron peor conducta durante el período de línea base y al momento de la liberación que los adolescentes con bajas puntuaciones, todos los jóvenes mostraron mejores conducta durante el tratamiento sin importar el nivel de psicopatía. Más aún, los puntajes de psicopatía no tuvieron un efecto significativo en la respuesta al tratamiento, y los jóvenes que pasaron un tiempo importante en tratamiento disminuyeron su probabilidad de cometer delitos violentos después de la liberación (evaluados durante un período de cuatro años).

Otro estudio (Skeem, Manahan & Mulvey, 2002) examinó la relación entre la psicopatía, el tratamiento en comunidad y la violencia subsiguiente en adultos. Encontraron que los pacientes psicopáticos mostraron beneficios similares a los pacientes no psicopáticos en términos de reducción de la violencia después del tratamiento, que consistió principalmente de psicoterapia, o psicoterapia y medicación, siempre y cuando hubiesen atendido a una cantidad suficiente de sesiones. Sin embargo, otros estudios han informado que los jóvenes con rasgos psicopáticos no se benefician del tratamiento (básicamente terapia individual/grupal y escolarización); tuvieron más problemas conductuales durante el tratamiento, menos mejoría una vez que fueron dados de alta de la terapia, baja participación y asistencia al tratamiento y mayores tasas de nuevos delitos después del alta (Neill, Lidz, & Heilbrun, 2003)

Una forma de interpretar estas discrepancias en los hallazgos es que algunos tratamiento pueden funcionar mejor que otros. Otra posible interpretación es que los tratamientos pueden ser más efectivos en el caso de algunos jóvenes con rasgos psicopáticos que para otros. Finalmente, es posible que el tratamiento pueda ser efectivo incluso si los participantes son menos obsecuentes con el tratamiento que otros participantes. No sabemos lo suficiente para decidir cuál de estas interpretaciones tiene más sentido.

Fuente: Alexa Larouche Wilson; experto en psicopatía y voluntario de Aftermath (Surviving Psychopathy Foundation)

COMENTA
RELACIONADOS
ÚLTIMAS ENTRADAS