#emdr

¿Quieres aliviar el dolor de cabeza sin pastillas?

Voy a dedicar este blog a explicar cómo puede aliviarse o eliminarse una cefalea tensional, el más común de los dolores de cabeza, producidos generalmente por estrés y ansiedad, no por enfermedad.

Para ello vamos a utilizar una técnica derivada de la terapia EMDR (Eye Movement Desensitization and Reprocessing – Desensibilización y Reprocesamiento por medio de Movimientos Oculares o Estimulación Bilateral).

¿Preparados? Vamos a seguir esta secuencia:

1º El primer paso es tomar conciencia del dolor. Contesta a estas preguntas:

¿Qué tamaño tiene el dolor? ¿Cómo es su forma, a qué se parece? ¿Si tuviera color, qué color imaginas que tiene? ¿A qué temperatura asocias el dolor?

Cuando hayamos perfilado el “mapa” del dolor pasaremos al siguiente paso.

2º ¿Cuánto sientes ahora mismo el dolor, con cuanta intensidad? Si tuvieras que medirlo en una escala entre 0, que significa que no sientes ningún dolor, y 10 que es lo máximo de dolor que puedas imaginar, ¿cómo lo sientes ahora?

3º Trae a tu mente el dolor con la forma, tamaño, color, temperatura e intensidad que has imaginado. Localiza el punto exacto de la cabeza donde lo sientes ahora.

Usamos estimulación bilateral de la siguiente forma: Sentado con la espalda recta, pon tus manos sobre los muslos y golpea ligeramente primero sobre uno y luego sobre el otro, alternándolos, mientras tienes en mente el dolor. Lo hacemos durante unos 30 segundos aproximadamente. No lo hacemos con mucha rapidez.

4º Paramos, hacemos dos respiraciones profundas y medimos la intensidad y el cambio en tamaño, forma, color, temperatura que notemos ahora del dolor. Volvemos a hacer otra tanda de 30 segundos  con esta nueva información y repetimos el proceso cuatro o cinco veces, las que necesitemos.

5º Finalmente medimos la intensidad del dolor entre 0 y 10. ¿Se ha aliviado? ¿Ha desaparecido?

Trucos adicionales: Debes hacer el experimento sin expectativas, con la mente abierta a probar una forma nueva de enfrentarse al dolor, dejando que tu mente y las sensaciones  físicas que experimentas vayan hacia donde quieran ir. Tu intención es cuidar de ellas.

Puedes obtener más información sobre la terapia EMDR y sobre tratamientos en la página web: www.psicologoantoniojariza.jimdo.com

EMDR es actualmente reconocida como la psicoterapia más efectiva para el tratamiento de los efectos del trauma por la Organización Mundial de la Salud (OMS).

Fuente: Antonio J. Ariza Alcaide. Psicólogo Clínico EMDR

COMENTA
Antonio José Ariza Alcaide
@Antoluci5
Soy natural de La Carlota, un pueblo cercano a Córdoba. Me mudé a la capital con cinco años y sigo residiendo en esta preciosa ciudad. Mi formación comenzó estudiando Magisterio por ciencias humanas. Al mismo tiempo comencé a trabajar en la autoescuela de la familia, había que ayudar, haciéndome Profesor de Formación Vial. Cuando acabé Magisterio comencé a estudiar Psicología. Me interesaba la Psicología Clínica que por entonces era una de las ramas que podíamos elegir en la Universidad Nacional de Educación a Distancia (UNED). Me licencié mientras seguía ejercitando la profesión de profesor de autoescuela. Durante los más de veinte años que estuve trabajando como profesor alterné siempre mi formación de psicología para ayudar con los problemas de amaxofobia (miedo a conducir) y preparando la asignatura de psicología de la conducción a futuros profesores de formación vial que se preparaban para sacar su certificado. Después de tanto tiempo en el sector y aprovechando el bajón que el gremio comenzó a tener por motivo de la crisis económica, retomé mis estudios de psicología realizando un Máster de Psicología Clínica Aplicada y sobre todo consiguiendo la certificación como Terapeuta EMDR (niveles I y II) de la que actualmente soy Clínico. Desde entonces, hace ya casi cinco años, ejerzo la profesión de Psicólogo con la pasión de quién empieza y la experiencia de quien ha tratado personalmente a muchas personas, tanto en el ámbito de la formación de conductores, como tratando distintos problemas como el miedo a conducir (amaxofobia) y distintos problemas emocionales y clínicos que he conocido en los ya más de veinte años de relaciones de tú a tú con mis alumnos y clientes.